sábado, 11 de octubre de 2008

UNA ROSA BLANCA *** UNA VEZ VIVI









UNA ROSA BLANCA


Señora, dulce, apacible
de la mirada de luz.
Blanca, de toda blancura
cubierta en un manto azul,
mi alma, pobre y desierta
pudo en tu fuente beber
y, me enseñas el camino
ya no me puedo perder...
Señora, Reina de Amor,
he cuidado de una rosa...
la mas bella y pura flor.
¡Ay! si vieras mi Señora
de tus flores la mejor.
Un remanso...cristalino,
y conjuga el verbo Amor,
en las perlas de un rosario
que es su sublime oración.
Reina y Madre Milagrosa,
acéptame en tu Legión
y, llevaré tú estandarte
en mí corazón enlazado.
Me ha guiado a tu encuentro...
¡El milagro de mí flor!...

Mari Carmen














Simplemente gracias... mi querida amiga, Emma.



Mari Carmen






MACARENA

Reflejos A través de los años, en esa constante de visualizar espejos que van tallando en ellos vivencias, vida. Al pasar el ti...