sábado, 10 de diciembre de 2011

Un sueño... *** MACARENA *** UNA VEZ VIVÍ ***



Madrid - Noviembre del 2011


Arribé en otoño. Dilató el paso del tiempo estaciones, pudo bien ser en verano, en primavera o un invierno en intensa calidez. Que poca importancia adquiere el cómo o el cuándo, si el sueño partía en el día a día de la esperanza. Hubo pequeños tropiezos, todo atribuido al temor por lo desconocido..., nada amilano el intento e infringiendo cánones de cordura... emprendí el vuelo...
Me recibió un magnífico amanecer, soleado entre grises, en el bullicio de una gran ciudad que se desperezaba. Olía a coplas del ayer, aromas de modernidad, bullicio apresurado que caracteriza el devenir de Madrid y la diversidad de su gente, una ciudad ya conocida, bajo el soñado espacio, mi tierra, mi casa, y qué cerca sentí el cielo, casi lo rozaba con mis suspiros. El Timonel acepto el ruego, y me llevo de su mano todo el breve trayecto hacia confines inesperados, acicalo a mis alas, templo mis emociones y a media voz, a orillas del alma, me dijo: avanza...
Y en un día maravilloso de sol, con suave brisa que despabilaba realidades, en un mediodía mágico sucedía el milagro, así comprendí lo dispuesto por la Providencia...en celestial aparición...


Se detuvo el tiempo, robados momentos, y pude bucear en traslucido mar de sus pupilas de luz. Real, visible, palpable, único, pues es único lo auténtico, lo querido, lo atesorado...


Todo comienzo tiene un final, llegaba la hora de la despedida, ¿despedida?, es imposible, cuando allí se deja el corazón...es solo un hasta luego... el Divino Timonel asiente, y en cada recodo de mi alma, cincela su benevolencia: •avanza..., estoy contigo”...


María del Carmen Menéndez García
Buenos Aires- 2011














MACARENA

Reflejos A través de los años, en esa constante de visualizar espejos que van tallando en ellos vivencias, vida. Al pasar el ti...