Ir al contenido principal

FE=AMOR ♥♥♥ MACARENA ♥♥♥ UNA VEZ VIVÍ ♥♥♥


Que esta historia tan emocionante y edificante nos ayude a todos: a los sacerdotes a volver a redescubrir el tesoro que Jesucristo ha puesto en nuestras vasijas de barro (2 Corintios 4,7), a no dejarnos vencer por el desaliento en ninguna de sus formas, y a los demás, creyentes o no, a valorar y apreciar la riqueza del ministerio, la suerte de que nuestra Iglesia tiene a cientos de miles de personas que dedican su vida exclusivamente a Dios y a los hermanos.

He aquí la historia:

Un sacerdote norteamericano de la diócesis de Nueva York se disponía a rezar en una de las parroquias de Roma cuando, al entrar, se encontró con un mendigo. Después de observarlo durante un momento, el sacerdote se dio cuenta de que conocía a aquel hombre. Era un compañero del seminario, ordenado sacerdote el mismo día que él. Ahora mendigaba por las calles.
El cura, tras identificarse y saludarle, escuchó de labios del mendigo cómo había perdido su fe y su vocación. Quedó profundamente estremecido.
Al día siguiente el sacerdote llegado de Nueva York tenía la oportunidad de asistir a la Misa privada del Papa al que podría saludar al final de la celebración, como suele ser la costumbre. Al llegar su turno sintió el impulso de arrodillarse ante el santo Padre y pedir que rezara por su antiguo compañero de seminario, y describió brevemente la situación al Papa.
Un día después recibió la invitación del Vaticano para cenar con el Papa, en la que solicitaba llevara consigo al mendigo de la parroquia. El sacerdote volvió a la parroquia y le comentó a su amigo el deseo del Papa. Una vez convencido el mendigo, le llevó a su lugar de hospedaje, le ofreció ropa y la oportunidad de asearse.
El Pontífice, después de la cena, indicó al sacerdote que los dejara solos, y pidió al mendigo que escuchara su confesión. El hombre, impresionado, les respondió que ya no era sacerdote, a lo que el Papa contestó: “una vez sacerdote, sacerdote siempre”. “Pero estoy fuera de mis facultades de presbítero”, insistió el mendigo. “Yo soy el obispo de Roma, me puedo encargar de eso”, dijo el Papa.
El hombre escuchó la confesión del Santo Padre y le pidió a su vez que escuchara su propia confesión. Después de ella lloró amargamente. Al final Juan Pablo II le preguntó en qué parroquia había estado mendigando, y le designó asistente del párroco de la misma, y encargado de la atención a los mendigos.
 
MACARENA

Entradas populares de este blog

Nacimiento de la Virgen María ♥ MACARENA ♥ UNA VEZ VIVÍ ♥

8 de septiembre. Nacimiento de la Virgen María
http://universoliterario.net/bambina/bambina.htm
MACARENA

PUNTOS CARDINALES DEL APOSTOLADO LEGIONARIO *** MACARENA ***

PROHIBIDO PROPORCIONAR SOCORRO MATERIAL


La Legión de María tiene prohibido suministrar ayuda material y no es que desprecie la limosna material en si, pero resulta erróneo para su apostolado dicha práctica. El socorro por motivos sobrenaturales es algo sublime, se basan en este fin obras asociaciones de bien, como las Sociedades de San Vicente de Paúl, a cuyo ejemplo la Legión se identifica. Pero la Legión actúa en forma distinta. Su base en la entrega de bienes espirituales a toda la comunidad, y esta forma de apostolado es en la práctica el anverso del socorro material.
Alguna de las razones son: que las personas que no tienen necesidad de lo material como ayuda, muy pocas veces verían con agrado este tipo de visitas, y cerraría las puertas.

Deja esto la Legión a otras asociaciones que tienen como premisa este tipo de acción.
La praesidium que cambie estás normas llevará un clima de disgusto para el resto de la Legión. Por lo tanto actuando el legionario, como legionario o como particul…

VIRGEN MARÍA, MÍ REINA *** MACARENA ***

VIRGEN MARÍA, MÍ REINA


Tiene los ojos más puros
que el Buen Dios haya creado.
Una dulzura infinita,
que ni el dolor ha borrado,
es blanca, pura azucena,
Reina de toda realeza,
cuando su alma cobija,
las tempestades se aquietan.
Medianera de la gracia,
nos atavía con perlas
maravilloso rosario
en sus pupilas de estrellas.
Es la Madre del Amor,
padeció todas las penas,
mas es sabia en su misión
de elevarnos en la tierra
hacia un sendero de Luz,
y así alcanzar la dicha plena.
Tiene mirada de sol,
es amiga, compañera,
es Madre, es consejera,
es un lirio de emoción,
Virgen María, mí Reina.


©María del Carmen Menéndez García






MACARENA