viernes, 25 de septiembre de 2009

QUIETUD Y ARROBAMIENTO *** MACARENA *** UNA VEZ VIVÍ



Quietud y arrobamiento


No se porque Amor, encuentro una cadencia dulce en la quietud del templo, las horas son primeras, en los bancos desiertos.
A veces sólo Tú y yo, tu compañía y mis rezos, mis vuelos del alma, tu comprensión en el silencio.
Es la hora esperada, es el ir hacia tu encuentro, es hincarme rezando, rogando y tú Amor siempre concediendo, y si dices que no, que aún no es el tiempo, aguardaré con ansías el sublime momento.
Y allí queda mi alma, a tu amparo y mis ruegos, y desgrano las perlas del Rosario en misterios, y ya ves amor mío, van llegando a la cena, de tu amada Patena, de arrobado alimento, y comparto anhelante, sagrado Sacramento.

Maricarmen


MACARENA

Reflejos A través de los años, en esa constante de visualizar espejos que van tallando en ellos vivencias, vida. Al pasar el ti...